Fernández y el falso dilema de la empresa Vicentin

El presidente Alberto Fernández consideró que la discusión en torno al intento de intervención de la empresa Vicentin es una «prueba contundente del daño que generan los falsos dilemas», y lamentó que «entre los directivos» de la compañía «y la Justicia impidieron conocer lo que pasaba» en la firma.

Después de que el Poder Ejecutivo derogó el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que disponía la intervención de la cerealera, el mandatario señaló que «fueron los mismos directivos» de esa firma los que acudieron al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para alertarlo de que «estaban en una situación financiera complicada».

Problema acuciante

«Asumí y, desde entonces, todos me lo plantearon como un problema acuciante para el sector exportador, la provincia de Santa Fe y los productores», recordó Fernández en una entrevista con el canal C5N.

Al respecto, aclaró que decidió «tomar cartas en el asunto» con el DNU de intervención y, desde ese momento, se convirtió en un «expropiador serial, en un tipo que se quería quedar con la casa y los departamentos de la gente, y con las empresas de los empresarios», por lo que ese caso oficia como una «prueba contundente del daño que generan los falsos dilemas».

El jefe de Estado planteó que, desde la intervención, «entre los directivos de Vicentin y la Justicia impidieron conocer lo que pasaba» en la empresa.

El viernes último, Fernández derogó el decreto por el que había ordenado la intervención de Vicentin durante un plazo de 60 días y ordenó acciones que permitan «dirimir responsabilidades y preservar los intereses del Estado» por los créditos que se le dieron a la firma.

Sé el primero en comentar "Fernández y el falso dilema de la empresa Vicentin"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada..


*